De Peñarroya a la Mina del Soldado | Etapa 1 #Sueñounavíaverde

De Peñarroya a la Mina del Soldado | Etapa 1 #Sueñounavíaverde

Desde hace años compañeros ciclistas se esfuerzan, sueñan, con recuperar y rehabilitar la VÍA DE LA PLATA Y EL CARBÓN para convertirla en ‘vía verde’. Tras el reto de largo recorrido #Puertollano100, el equipo troncha aumentó la distancia para unir corriendo Peñarroya y Puertollano por la vieja infraestructura ferroviaria para reivindicar y poner en valor ésta y otras vías de ferrocarril en desuso que pasan por Puertollano.

El viernes 20 de mayo llegó el día tras un fallido primer intento, aplazado por la COVID y las lluvias intensas, comenzó el reto de largo recorrido también con la meteorología en contra, volvió a sorprender esta vez con calor de casi 40ºC que los telediarios hicieron protagonista avisando de la alerta de riesgo naranja a toda la zona de Córdoba y Ciudad Real provincias que cruza el trazado de la Vía del Tren del Carbón y la Plata que unió hasta 1971 Puertollano con Peñarroya.

El ‘quinto levanta’ sonó a las cinco de la mañana en el Cortijo Criadero del Hoyo, una excelente casa rural que sorprendió con una estupenda cena, lástima el poco tiempo para disfrutarla. Desayuno rápido y a la furgoneta camino del kilómetro cero: el Centro de Interpretación de la Vía Verde del Guadiato y Los Pedroches, un pequeño edificio rehabilitado por la Asociación La Maquinilla para dinamizar esta infraestructura desde el punto de vista turístico, difundir la historia del ferrocarril Peñarroya-Puertollano y hacer del edificio un referente cultural a nivel local. Un lugar con gran encanto y una estética perfecta donde se intuye el cariño con el que ha sido rehabilitado.

Allí a las siete nos recibieron miembros de la Junta Directiva de la Maquinilla quienes iban a dar la salida, después de agasajar al equipo con un estupendo recuerdo dedicado que reproduce una de las chimenea del Cerco Industrial y enseñar su pequeño museo lleno de recuerdos de lo que fue la vía que unía Puertollano y Peñarroya.

La Tesorera de La Maquinilla entrega obsequio al equipo troncha

Nos despedimos para comenzar el carril bici que sale del mismo centro, inicio de la Vía Verde de La Maquinilla (8km.), entre Belmez y el Cerco Industrial de Peñarroya creada desde 2014 gracias al esfuerzo de esta asociación.

Al trote y sin pausa camino de Belmez, por el antiguo barrio del Terrible, cuesta abajo hacia la zona minera de Peñarroya serpenteando entre polígonos, hasta tomar por primera vez tierra y divisar la imponente silueta de un cerro rocoso coronado por el castillo de Belmez, fortaleza que domina el Alto Guadiato. Rápido los primeros kilómetros discurren por el antiguo trazado de La Maquinilla, un pequeño ferrocarril de finales del siglo XIX que da nombre a la Asociación, presidida por Rubén Cañamaque que nos contó en visita previa cómo ‘era utilizado para el traslado de los mineros, pero también por cualquier habitante o visitante de la comarca, con la ventaja de que el servicio era gratuito, lo que lo hizo muy popular’.

Dejamos el primer cachito de historia detrás, tras comprobar cómo Belmez ha rehabilitado su antigua estación convirtiéndola en piscina municipal, para cruzar la carretera nacional a Córdoba en busca de un pequeño sendero que volvería a conectar al equipo troncha con el trazado original del ferrocarril. Desde este punto corrimos acompañados por miembros del Club MTB Belmez, Marcelino y José Manuel rodaron en bici junto a nosotros contando vicisitudes del trazado y ayudando a sortear las distintas parcelas que rompían la vía por trialeras bien señaladas, incluso escoltando nuestro periplo por varios kilómetros de carretera, lo que hizo algo discontinúo el camino hacia Cámaras Altas. Estación a 14 km de la salida donde esperaban Laura y Ester con el necesario almuerzo, en ese lugar también nos encontraríamos por segunda vez con Sr. José García que ya se desplazó desde Pozoblanco a Puertollano para ver la presentación del reto y también a esta estación para coger el relevo en nuestra guía.

Camino de Cámaras Altas

Un itinerario inicial que está siendo acondicionado por el programa de Vías Verdes de Diputación de Córdoba y el Ministerio de Fomento gracias a Fondos Europeos. El tramo combina profundas trincheras con espacios abiertos que permiten divisar a la derecha el gran colmillo pétreo de Peña Ladrones que da cobijo a la mayor colonia de buitres leonados de la provincia de Córdoba y que según nos contó Marcelino: ‘es destino de los ciclistas de montaña y fue refugio de bandoleros durante siglos y lugar de parapeto de soldados republicanos y nacionalistas durante la Guerra Civil Española durante los innumerables cambios de mano que tuvo el frente en este sector desde 1936 hasta 1939’.

La ruta se interrumpe bruscamente de nuevo por las obras de la Vía Verde en el kilómetro 12 a la altura del puente ferroviario tendido sobre el Arroyo del Risquillo. Tomamos el sendero que comunica el puente con la carretera A-3175. A poca distancia ya de la Estación de Cámaras Altas, estación relevantedesde el punto de vista del transporte agropecuario.

En esa estación semi abandonada nos espera nuestra mesa de avituallamiento donde por primera vez en la ruta íbamos a probar el mimado y equilibrado menú que Natural Food Lab ha preparado para el equipo troncha que durante tres jornadas alcanzarán Puertollano zancada a zancada. Durante veinte minutos la tortilla y el muesli con yogurt fueron protagonistas, ¡¡¡deliciosos!!!. Un necesario chute energético que hizo también las delicias de nuestros acompañantes, sumándose José que iba a ser nuestro coach durante los próximos kilómetros.

Del bosque de eucaliptos la vía comienza a introducirse en un nuevo paraje que lleva nuestra carrera por una zona de alto valor ecológico, durante cinco kilómetros de ligera subida cruzamos un delicioso tramo de plataforma ferroviaria restaurada que se clava, literalmente, en la sierra. Una línea discontinua de trincheras pequeñas, medianas y grandes unidas por tupidas masas de jara, encinas, alcornoques, quejigos y por supuesto, eucaliptos, nos introducen al bosque mediterráneo con el equipo disperso viviendo momentos íntimos y reflexivos por la agradable monotonía de los kilómetros, del paisaje, de las paredes rojas y verdes de vez en cuando interrumpida por las casetas de guardavía que salpican la ruta, antaño espacios para la vida y el trabajo de los trabajadores de la Sociedad Minera y Metalúrgica de Peñarroya (SMMP) encargados del mantenimiento de los elementos ferroviarios.

Pasada ya la media maratón de nuestro reto paramos para despedir a Marcelino y Juan que retornaron a Belmez, tomamos una trinchera sin acondicionar, justo en el punto limítrofe entre los términos de Belmez y Villanueva del Duque, que nos ponía a píe del trazado consolidado de la Vía Verde de los Pedroches, mientras José se hacía con el ‘grupeto’ gracias a su anecdotario de salidas ciclistas por la zona y su amplia participación en los colectivos senderistas de la comarca.

Bien señalizados, entre vaguada y vaguada por un paisaje singular, nuestro reto continúa camino de la Estación de Peñas Blancas donde estará el segundo avituallamiento. Zampando kilómetros por grava y tierra compactada con la dehesa cordobesa a nuestros píes por una rehabilitada vía llena de largas rectas, a veces demasiado recta, con tramos muy bien equipados por Villanueva del Duque: sombras, bancos, mesas, barandillas de madera, bolardos, hitos kilométricos, paneles informativos, indicadores, aparcabicis…, jalonada de antiguas casillas ferroviarias, salpican y hacen más entretenidos estos kilómetros totalmente recomendados para las escapadas familiares en bici o a píe, sobre todo para llegar a la Trinchera Bonita, un corte perfecto en la sierra donde se combina arqueología minera y absoluta naturaleza.

José en la Trinchera Bonita

Llegamos al área de descanso de la estación y vemos la furgoneta que nos espera para hidratarnos, son las 12 de la mañana y el calor se hace intenso, hemos recorrido 30 kilómetros y José viene más atrás acompañando a nuestra compañera Isabel que cierra el equipo.

Tras avituallarnos y refrescarnos bien tomamos la decisión de continuar hacia la Mina del Soldado, son ya 34 grados y 30 kilómetros recorridos, pero todavía hay fuerzas en el equipo, todos juntos retomamos un camino que se sale de la vía ya que a partir de aquí la vía entra en zona privada y el camino alternativo se aleja hasta retomarla kilómetros más adelante.

Nos cuenta José que la minería en la zona viene de los tiempos romanos donde el filón de El Soldado-Las Morras constituyó uno de los grupos mineros más importantes de aquel tiempo. A finales del siglo XIX y principios del XX, Villanueva del Duque se convertiría en uno de los pueblos mineros más ricos y prósperos de Andalucía y España. Las minas de plomo de EL SOLDADO, a tres kilómetros del municipio, funcionaron ininterrumpidamente desde 1906 hasta 1932.

Pepe, Manel y José en la escombrera de Mina de Soldado – Villanueva del Duque

La minería transforma de golpe el paisaje, lo que es visible en nuestro recorrido, sin transición el encinar adehesado y las lomas suaves se convierten en un paisaje lunático lleno de escombreras grises por donde serpentea la vía antes de llegar a la Estación de Minas del Soldado, rehabilitada y convertida en un coqueto albergue, desde donde se pueden ver vestigios de ‘los cuartelillos’, consistentes en manzanas de casas en torno a los pozos que eran el lugar donde vivían los obreros y sus familias, muchos de ellos entonces tomaron este tren camino del prospero Puertollano.

Tras seis horas en el recorrido y llevando casi 40 kilómetros en nuestros píes, solo Victor toma la salida hasta el final de ruta con los 37ºC que a las 13 horas hace inviable el camino que además empieza a llenarse de dificultades por la falta de continuidad en la vía verde, que de pronto desaparece entre encinas, pinos y alcornoques, haciéndose de nuevo el silencio en la historia.

Casi una hora bajo un sol tremendo cuesta cruzar siguiendo tramos impracticables de la vía, abriendo puertas y saltando pequeñas vallas que intentan dificultar el camino a los valientes que como Victor, aconsejado por José y Pepe que lo siguen en bicicleta deja la primera parte del reto en el municipio de Alcaracejo, solo a 7 kilómetros del Albergue San Martín de Añora, donde le espera todo el equipo resguardado de la ola de calor y de los 39ºC.

Mapa Vía Verde (https://civvguadiatopedroches.com/via-verde-del-guadiato-y-los-pedroches/)

[googlemaps https://www.google.com/maps/d/embed?mid=1dqFHA7RXz0fbfPl0II4sdZHIIeL1iC4z&ehbc=2E312F&w=640&h=480]

Ruta Etapa 1 #Sueñounavíaverde

https://www.strava.com/activities/7173349137

Galería de fotos de la Etapa 1 #Sueñounavíaverde